Cláusula suelo ¿qué es exactamente?

Todos hemos oido hablar de la cláusula suelo recientemente pero: ¿sabes realmente lo que es y si te está afectando?

La cláusula suelo es una condición del banco que impide a los hipotecados beneficiarse de las caídas del euríbor en la cuota que pagan cada mes. Esta cláusula establece un tipo de interés mínimo a pagar.

La mayoría de hipotecas en España están referenciadas al euríbor. Se trata de una tasa de intereses que se calculan a nivel europeo y que fluctúa constantemente. Los bancos, al conceder un crédito, exigen en la devolución el pago de ese euríbor, más, un diferencial. Un préstamo a euríbor+1 significa que tiene los intereses del euríbor y un extra. Esos intereses se revisan cada año, en los que se actualiza (y con ello la letra mensual a pagar) según la cotización del euríbor.

La cuestión es; ante la fluctuación constante del euríbor, en muchas hipotecas se incluyen cláusulas de suelo y techo. Significaba que el banco incluía en los contratos unos topes máximos sobre los que los intereses no crecerían aunque el euríbor subiera por encima (techo) y unos topes bajo los que los intereses nunca podrían reducirse (suelo).
cláusula suelo

¿Por qué se ponen en duda las cláusulas suelo?

El euríbor alcanzó su máximo de la década en 2008.  Ese hecho significó que, para hipotecas firmadas a euríbor+1, los deudores pagaban más del 6% de interés. ¿Actuaban entonces las cláusulas techo? En general, nunca llegaron a activarse, pues los contratos de las entidades los habían colocado, de media, en el 13%.

El euríbor, desde 2009, comenzó una bajada vertiginosa. Sin embargo, muchos hipotecados dejaron de ver bajar sus cuotas. ¿Por qué? Porque el euríbor se situó por debajo del 3% e incluso por debajo del 1% al final del año. Y en los contratos donde había cláusulas suelo, se activaron. Las limitaciones estaban fijadas, en general, entre el 2% y el 3%, un porcentaje que era fácil de alcanzar, especialmente en comparación con el nivel tan elevado marcado en los techos.

La bajada del euríbor 

Ante la imposibilidad de millones de hipotecados para aprovechar la bajada del euríbor, muchos descubrieron que sus contratos tenían esas cláusulas suelo. A partir de ese momento, comenzaron a llegar las denuncias, pues muchos clientes aseguraban desconocer su existencia y que las diferencias entre los suelos y los techos eran abusivas.

El Tribunal Supremo dio su primera respuesta en 2013 y declaró nulas las cláusulas de los contratos de varias entidades. La última sentencia ha ido más allá: se declaraba nulas todas las cláusulas de 40 entidades y cajas, apoyándose en la doctrina del Supremo. Esta última decisión, sin embargo, todavía es recurrible, porque es un tribunal de primera instancia.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>