¿Puedo renunciar a una herencia?

Según el artículo 1.008 del Código Civil, la repudiación de la herencia debe realizarse de forma expresa mediante escritura pública ante notario o, si existe litigio o no hay testamento, a través de un escrito presentado ante el juez competente que conozca el procedimiento de división de la herencia. No es posible renunciar a una herencia de forma tácita, ni a través de un documento privado. El coste del documento público ante notario, cuando es una renuncia «pura y simple» (en la que se rechaza la herencia sin especificar en favor de quién se renuncia), oscila entre 50 y 60 euros.

El coste del documento público ante notario, cuando es una renuncia «pura y simple» a la herencia, oscila entre 50 y 60 euros

 

Características de la renuncia a una herencia

Al renunciar a una herencia, el heredero pierde todos sus derechos sobre ella, a la vez que queda desvinculado de las cargas o gravámenes que tuviera la misma. El acto de renuncia tiene las siguientes particularidades:

  • La repudiación de una herencia es un acto libre. Según la ley, todas las personas que tienen la libre disposición de sus bienes pueden rechazar una herencia.
  • Una vez realizada, la renuncia es irrevocable. La decisión de renunciar a una herencia es definitiva.
  • Es un acto que no puede ser parcial. Esto significa que no se puede aceptar o rechazar solo una parte de la herencia y negarse a recibir otra, ni se pueden imponer condiciones o plazos para aceptarla o repudiarla.
  • No se puede requerir a un beneficiario para que acepte o rechace una herencia hasta que hayan pasado nueve días hábiles desde el fallecimiento del causante.
  • La renuncia no se puede llevar a cabo si ha ocurrido algún acto o hecho que signifique la aceptación tácita de la herencia.
  • La renuncia ha de hacerse mediante escritura notarial o a través de un documento presentado en el juzgado competente. No es válida la realizada en documento privado o por actos no expresos.
  • No puede rechazarse una herencia cuando ello suponga un perjuicio para un tercero. Si el heredero repudia la herencia y con ello causa un perjuicio a sus acreedores, estos podrán solicitar al juez que les autorice para aceptarla en su nombre.

    A los acreedores se les atribuye la cantidad correspondiente hasta cubrir el importe de sus créditos y, si sobra parte de la porción hereditaria de quien rechazó la herencia, esta se reparte entre el resto de los herederos.

  • Si la herencia lleva aparejadas deudas o hay acreedores por parte del difunto, cualquier heredero es libre de negarse a recibir lo que le ha dejado el causante.
  • La renuncia a la condición de heredero no implica tener que rechazar los legados de la herencia, ni impide la aceptación de la mejora.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>